Historia

Carlos Muñoz de Pablos estudió en la Escuela de San Fernando de Madrid a finales de los años cincuenta a la vez que trabajaba en los talleres de la ahora extinta Casa Maumejean.

Cuando acabó sus estudios tenía un amplio conocimiento del vidrio como materia y como lenguaje plástico en el que expresar  contenidos.

Fue becado por la Fundación Juan March en la que realizó una conocida investigación sobre el vidrio plaqué de color en las vidrieras. Gana varios concursos internacionales y forma “Gremio 62” junto a Jose Luis Coomonte y Quico Argüello.

Desde sus inicios son innumerables las vidrieras realizadas en todo tipo de edificios y ventanas. Iglesias, catedrales, universidades, entidades privadas o colecciones particulares de ámbito nacional e internacional poseen obras de este autor con más de medio siglo de experiencia en el mundo del vidrio.

Es profesor habitual en muchas universidades españolas (Alcalá de Henares, Salamanca, Politécnica de Madrid, Menéndez Pelayo…) en Master y foros donde la vidriera ocupa un lugar importante, relevante para el Patrimonio y la Arquitectura actual.

Son ya varios centenares los arquitectos, restauradores, historiadores y artistas los que han recibido sus enseñanzas.

Impulsor de la recuperación de la Real Fábrica de Cristales de la Granja en Segovia, ha sido durante veinte años el Director del Patronato de la Fundación del Centro Nacional del Vidrio, formando parte de los foros más destacados que se han preocupado por esta disciplina tan singular: Consejo de Europa, El Corpus Vitrearum Medii Aevi, el Instituto Diego de Velázquez, la Real Academia de Historia y Arte San Quirce segoviana, la Real Academia de Arte de San Fernando y otros foros internacionales, sobre todo de Estados Unidos de los que nunca llegó a aceptar sus ofertas de traslado lo que ha permitido consolidar en España el importante foco de creación plástica en torno a la vidriera cuya referencia lidera Carlos Muñoz de Pablos.

Acompañante y estrecho colaborador de importantes arquitectos del siglo XX que pudieron confiar a su especial tratamiento de la luz el clima interno de sus arquitecturas: buen amigo de José Luis Fernández del Amo, Félix Candela, José Sancho Roda, Rodolfo García de Pablos, Curro Inza, Eladio Dieste,…

En la intervención de los monumentos españoles, su aportación en la estricta metodología de conservación, en la actualización de la teología y del pensamiento litúrgico que ha motivado la plena renovación del Vaticano II, y sobre todo en la interpretación contemporánea de la luz del espacio sacro de los siglos XX-XXI, su obra marca una clara referencia culmen, sin duda, de logros hasta ahora no alcanzados.

Carlos Muñoz de Pablos ha recuperado la vidriera para las artes, ha construido el lenguaje que introduce a la vidriera en el arte contemporáneo con una propuesta plástica personal y referente indiscutible en el mundo del vidrio.

Alfonso y Pablo Muñoz, también licenciados en Bellas Artes, trabajan con él desde hace ya veinte años. En 1996 inician un proyecto común que se consolidará tres años después con la ampliación del estudio y el taller, y que se llama Vetraria Muñoz de Pablos, S.L.

Su aportación al taller, con nuevas formas y distintas plásticas enriquece y consolida el trabajo de este grupo de vidrieros cuya presencia se extiende por toda la geografía española.

Dedicados a la creación, restauración y conservación de vidrieras, el dominio de las técnicas y procedimientos se suma a materiales y tecnologías de última generación para conformar un lenguaje propio y contemporáneo, integrador en la arquitectura como parte necesaria de ésta, pero sin pasar inadvertida al espectador inmerso en su contexto.

Vetraria